¿Por qué aprender a bailar es el mejor regalo que puedes hacerte?

Es difícil explicar para alguien que no ha vivido el mundo del baile la cantidad de beneficios que aporta a tu vida, cómo te cambia a nivel personal y te hace mejorar día a día. Bailar no es solo un hobbie más, es una experiencia que te atrapa, te llena y te hace desear más y más.Muchos de mis conocidos no entienden mi pasión por el baile, aquellos que se han atrevido a probarlo han venido para quedarse. Voy a intentar haceros partícipes de algunos ejemplos de lo que el baile os puede aportar.

El baile te permite desconectar

Pocas actividades te obligan a desconectar como lo hace el baile. Cuando entras en una clase o una pista de baile dejas atrás reuniones, cuentas, preocupaciones, enfados y hasta el teléfono móvil.

Mientras bailas estás concentrado en ti y en tu pareja, el resto del mundo no importa. No hay nada como bailar para no sucumbir a las adversidades que nos encontramos en el día a día, después de una buena sesión de baile sales revitalizado y dispuesto a comerte el mundo.

Al bailar socializas

El baile es una actividad incomparable para entablar relaciones sociales con gente de lo más dispar. Compartirás momentos únicos con personas sin importar edades, etnias, clases o ideologías, tus amistades traspasarán culturas y barreras sociales y se ampliarán sin medida.

El primer contacto que tienes con la persona con la que bailas parte del abrazo que te hace conectar a niveles que no sabías que existían, no importa que no os conozcáis o que no vayáis a cruzar nunca más una palabra, mientras dure la canción que estáis bailando estaréis el uno para el otro y disfrutareis de los movimientos que compartáis sin más compromiso que disfrutar de esa canción, una vez calle la música cada uno seguirá su camino, o quizá no…

Y cuando tu pareja sentimental también baila, encontráis una nueva forma de comunicaros. Una pareja que baila encuentra un lenguaje especial con el que afrontar su día a día. No hay discusión que no se arregle con un baile, ni mejor manera de expresarle a tu pareja lo que te hace sentir que compartir movimientos al son de vuestra canción. Y es que las parejas que bailamos encontramos en nuestra afición la mejor fuente de mantener la llama de nuestra relación.

Bailar es económico

Bailar es un hobbie muy económico. Tienes a tu disposición clases de todos los niveles a todos los precios y el acceso a las fiestas también es muy asequible. ¡Incluso gratis!

Además, tu concepción de salir de fiesta cambia totalmente, tu prioridad se convierte en ejecutar los movimientos de la forma más cómoda para tu pareja, y disfrutar del baile en sí, con lo que las caras copas de los pubs son sustituidas por los más económicos refrescos, bebidas isotónicas o energéticas y agua.

Y, aunque ahora mismo te parezca inconcebible… ¡¡no echarás de menos tu bebida espiritual favorita!!

Aprender a bailar… Te reta

Bailar te engancha y te invita a superarte una y otra vez. Siempre quieres probar ese nuevo paso que te han enseñado o que has visto en la pista, o sorprender con alguna elaboración propia.

Y cuando sientes que dominas alguna disciplina tienes un abanico enorme de estilos que explorar. Y si aún así tienes el atisbo de aburrirte… ¿Has pensado en subirte a un escenario? Los bailarines están continuamente reciclándose y reinventándose sin importar su nivel o los años que haya dedicado al hobbie.

Haces ejercicio cuando bailas

No hay que olvidar de que el baile es una actividad física, muy placentera y en la que el tiempo pasa sin que te des cuenta, pero no por ello menos ejercitante. Recuerdo la mañana en la que una amiga me llamó preocupada pensando que se había hecho daño en el cuello después de salir por primera vez a bailar y pasarse tres horas en la pista… no pude evitar reírme explicándole que su mal eran unas simples agujetas.

Pero si, el baile es una actividad aeróbica, a veces muy intensa, que haces sin percibir cansancio o desánimo. Es por ello que es una actividad recomendada para perder peso. Como puedes observar en la infografía que te acompaño en una hora de salsa llegas a quemar hasta 600 calorías, lo que es una cantidad nada desdeñable superior a algunas rutinas de gimnasio.

Además, como en toda actividad aeróbica se fortalece el corazón obligándole a aportar las necesidades de sangre que tus músculos necesitan para realizar los movimientos. El baile es una actividad recomendada por la Sociedad Americana del Corazón (AHA) que la reconoce como más beneficiosa que el aeróbic o la bicicleta estática en personas enfermas del corazón.

Al cabo de unas semanas bailando notarás como tu cuerpo se tonifica, tus músculos se endurecen, crece tu resistencia al esfuerzo, te cansas menos y aumenta tu flexibilidad. El baile es una actividad completa y exigente con el beneficio de que no es tediosa ni frustrante con lo que no te invitará a abandonarla. Muchas veces te retirarás de la pista cuando tu cuerpo ya no aguante más.

Por si esto fuera poco, el baile mejora la postura corporal. El baile te exige echar los hombros hacia atrás, levantar la barbilla y sacar pecho lo que reduce los dolores de espalda y transmite seguridad en uno mismo.

Ejercitas el cerebro cuando te mueves bailando

La práctica del baile demanda la toma de decisiones rápidas y precisas lo que supone ejercitar la memoria y aumentar la concentración. Esta exigencia conlleva un aumento de la memoria y previene la aparición de la demencia. Un estudio publicado en New England Journal of Medicine en 2003 llegó a las conclusiones de que bailar ayuda a frenar la reducción del volumen del hipocampo que se produce a medida que envejecemos, este mismo estudio reveló que las personas con Alzheimer son capaces de recordar hechos olvidados cuando bailan las canciones que bailaban de jóvenes.

Bailar segrega endorfinas en tu organismo, conocidas como las hormonas de la felicidad, responsables de mejorar el humor, crear un estado de bienestar y contrarrestar los niveles elevados de adrenalina asociados a la ansiedad. Además son estimulantes, lo que significa que cuando nuestro organismo las libera se produce una inyección de energía.

La suma de todos estos efectos tiene como resultado un aumento palpable de la autoestima siendo un eficaz tratamiento antidepresivo recomendado también para combatir la ansiedad. Una sesión de baile te inyecta positivismo y felicidad.

Posiblemente existan más beneficios de la práctica del baile y, aunque no se me ocurra, alguna pega. Pero dime, a estas alturas ¿Todavía te queda alguna duda de que es el mejor regalo que puedes hacerte?

¡Síguenos!
error

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.